antioxidantes, vitamina C, isoflavonas. Cosmética médica

Cosmética Médica. Vitamina C e isoflavonas.

posted in: Dermatología | 0

El metabolismo normal de nuestras células genera unas sustancias inestables que conocemos como radicales libres. En situaciones de estrés (psíquico o físico) la formación de estos radicales libres se incrementa. También factores como la radiación solar, el tabaco o la contaminación multiplican su formación. La acumulación de estos radicales libres dentro de la célula provoca oxidación excesiva de los tejidos (estrés oxidativo). El estrés oxidativo altera el normal funcionamiento de los tejidos acelerando el envejecimiento y incrementando el riesgo de cáncer.

El cuerpo posee un sistema innato de defensa frente a este estrés celular y tisular, pero puede verse desbordado. La administración tópica de antioxidantes proporciona una ayuda adicional a esos mecanismos de defensa propios.

 

Estrés oxidativo

Vitamina C (Ácido ascórbico)

La vitamina C (ácido ascórbico) es uno de los antioxidantes más eficaces y abundantes en la piel humana. Se ha demostrado su capacidad antioxidante tanto en su administración por vía oral como tópica. Actúa reduciendo la degeneración celular y la inmunosupresión provocadas por la radiación ultravioleta. Ayuda también a incrementar las fibras de colágeno, estabilizándolas, aumentando su síntesis e inhibiendo su degradación, por lo que contribuye a evitar la flaccidez cutánea. Además, inhibe la formación excesiva de melanina.

Por todas estas cualidades es un principio activo excelente para la prevención y el tratamiento del fotoenvejecimiento (manchas solares y arrugas finas) y del melasma.

Si bien es una molécula altamente inestable, los avances en nanotecnología y su formulación en liposomas han simplificado su aplicación tópica y mejorado su penetrabilidad en la piel.

Isoflavonas

De forma similar actúan las isoflavonas aplicadas por vía tópica. Poseen un efecto fotoprotector gracias a su acción antioxidante, actuando de forma aislada pero también potenciando la acción de otros antioxidantes como la vitamina C o la E. Por otra parte, las isoflavonas tópicas han demostrado ser potentes estimulantes de la matriz extracelular. Incrementan la formación de colágeno, elastina y fibrilina, ayudando en casos de flacidez y pérdida de volumen como es el caso de la piel postmenopáusica. Han llegado a ser consideradas rivales del retinol, considerado principio activo antienvejecimiento por excelencia, sin efectos secundarios evidentes.

 

 

Dra. Martínez de Pablo

932124299

epidermos@epidermos.com

Epidermos BCN